ARAÑAS

Si bien en el mundo existen no menos de 3000 especies de arañas, y se estima que no más de 100 pueden producir picaduras de importancia médica, en Chile sólo dos especies son peligrosas: la "araña del trigo" (Latrodectus mactans) y la "araña de los rincones" (Loxosceles laeta), cuyos síndromes en seres humanos son bien conocidos. No así en los animales domésticos, ya que o son poco corrientes las mordeduras a éstos, o bien son dificiles de diagnosticar con certeza. En efecto, es posible que en el primer momento sus mordidas no resulten particularmente dolorosas, por lo que la araña puede retirarse y no ser observada dentro del lapso mínimo de 30 minutos que demoran en aparecer los primeros síntomas locales; es también posible que las lesiones por mordedura de estos artrópodos queden ocultas por el pelaje de los animales. Probablemente por ello sean particularmente escasas las descripciones de accidentes tóxicos causados por arañas en la literatura veterinaria mundial y deba recurrirse a los síndromes humanos para su mejor comprensión.

Latrodectus mactans es conocida como "viuda negra" en otros países, por el color negro del adulto (siendo de color café cuando jóvenes) y en Chile como "araña de poto colorado", por la mancha roja en forma de reloj de arena que presenta la hembra en el abdomen. Este animal vive generalmente fuera de las viviendas, en sembrados, troncos y árboles caídos, bajo hojas, rocas y piedras. En general son animales tímidos y no agreden si no se sienten amenazadas. Sus mordeduras ocurren en los meses de temperaturas cálidas, cuando aumentan las labores agrícolas y las personas y animales invaden con mayor frecuencia su hábitat (paseos campestres, picnics, etc.). Loxosceles laeta, por su parte, ocupa una gran variedad de habitats, aunque de preferencia el interior de las casas, bodegas, garages y leñeras; es frecuente encontrarla en entretechos, rincones oscuros de habitaciones, detrás de cuadros, ropas colgadas en las paredes, closets, estantes y cara inferior de muebles.

trigo rinc
Araña del trigo
Araña de los rincones

El veneno de L.mactans es una mezcla compleja de sustancias, destacando entre ellas la a-latrotoxina, polipéptido que estimula la secreción descontrolada de neurotrasmisores (acetilcolina y noradrenalina). Es posible que la mordedura de esta araña curse con poco o ningún dolor. El síndrome (latrodectismo) se inicia dentro de 30 minutos a 2 horas, con dolor sordo en el sitio de la agresión, mialgias y calambres que se extienden a todo el cuerpo, con rigidez de la musculatura abdominal; en 2-3 horas se presenta gran secreción salival, ocular, nasal y sudoral (hombre), taquicardia y prurito. La debilidad, fatiga, oliguria e insomnio pueden durar meses si no existe el debido tratamiento. Experimentalmente se ha demostrado la alta labilidad de los gatos a la mordedura de esta araña; los felinos muestra inquietud, respiración rápida y superficial, rigidez muscular dolorosa, salivación excesiva, vómito, diarrea, temblores, ataxia, parálisis y muerte en 4-5 días. El tratamiento es de tipo sintomático, recurriéndose a analgésicos y relajantes musculares; el uso de gluconato de calcio para esta afección ha sido abandonado. Si bien existe un antídoto contra el veneno de esta araña, es poco frecuente su uso en Medicina Veterinaria.

El veneno de Loxosceles laeta posee propiedades necrotizantes, vasoconstrictoras locales, trombogénicas y hemolíticas. La mordedura puede producir dolor urente y constante desde el inicio, o bien aparecer tras un período de latencia variable (5 minutos-4 horas) con intenso prurito local. Se desarrolla a continuación una pápula firme, de tamaño variable, que luego evoluciona a vesícula, rodeada por un área clara y ésta por una halo eritematoso ("escarapela"). La vesícula se ulcera y puede extenderse en superficie y profundidad, produciéndose después una escara negra. Es posible la presentación de manifestaciones sistémicas en 3-4 días: anemia hemolítica, hematuria, trombocitopenia, coagulopatía intravascular diseminada y falla renal mortal. El tratamiento es también de tipo sintomático. Para este caso existe también un antiveneno (Suero Antiarácnico), de uso en medicina humana.

Referencias

1. Gwaltney-Brant S et al. 2012. Terrestrial zootoxins. En: Veterinary Toxicology: Basic and Clinical Principles. 2a ed. (Gupta RC, ed.) Academic Press, New York

escar
"Escarapela"

2. Osweiler GD. 1996. Toxicology. Williams & Wilkins, Philadelphia

3. Paris E, Mancilla JC. 2000. Intoxicaciones. Epidemiología, Clínica y Tratamiento. Ed.Universidad Católica de Chile, Santiago

4. Schenone H. 2003. Cuadros tóxicos producidos por mordeduras de araña en Chiloe: latrodectismo y loxoscelismo. Rev.méd. Chile 131: 437

5. Tiwari RM, Sinha M.2012. Veterinary Toxicology. Oxford Book Company, Jaipur.

(Actualizado el 21/10/2016)

PORTA INDICE