MANIFESTACIONES DE INTOXICACION

 

EFECTOS SISTEMICOS DE LOS TOXICOS
Según su forma de actuar, los venenos se clasifican en dos grupos fundamentales.Existen tóxicos locales (que actúan dañando la piel o mucosas) y generales (que ingresan al organismo por una vía apropiada y producen efectos deletéreos al distribuirse en el organismo). En algunos casos el efecto ocurre sólo en un determinado sitio (el órgano blanco específico), mientras que en otros el efecto es generalizado; este se trata del "efecto sistémico". Este puede ocurrir de diferentes formas:

A. Intoxicación aguda. En este caso las manifestaciones de intoxicación ocurren horas o -máximo- días despues de la exposición al tóxico. Generalmente esta se trata de una dosis única, aunque también puede tratarse de una serie de dosis recibidas durante un lapso de 24 horas. La muerte es una resultante frecuente de intoxicaciones de tipo agudo, aunque pueden también ocurrir fenómenos no letales (trastornos respiratorios, diarrea u otros problemas derivados de la acción de tóxicos en cantidades menores a las necesarias para producir la muerte).

B. Intoxicación subaguda ("subcrónica"). Las intoxicaciones subagudas resultan de exposiciones repetidas a tóxicos durante varias semanas y hasta 3 meses. Esta situación es común en pacientes sometidos a terapias prolongadas con determinados fármacos, siendo también frecuentemente causados por la exposición prolongada a contaminantes ambientales; la exposición laboral al plomo en el ser humano, con la resultante anemia, es buen ejemplo de esta situación.

C. Intoxicación crónica.Esta forma de intoxicación representa el daño acumulativo sobre diversos órganos y sistemas de venenos diversos, el que toma meses o años en presentarse como una entidad clínicamente reconocible.Los tóxicos que actúan de esta manera se denominan "tóxicos acumulativos"; la acumulación orgánica del tóxico pasa generalmente desapercibida hasta que -al sobrepasarse un umbral de daño- se manifieste como entidad clínicamente reconocible. La intoxicación crónica por cobre en las especies rumiantes es buen modelo de este tipo de fenómenos.En el ser humano, la bronquitis crónica del fumador y la cirrosis hepática del alcohólico constituyen bien conocidos ejemplos de intoxicación crónica.

D. Carcinogénesis. Este se trata de un complejo proceso de diferenciación y crecimiento anormal de células que conduce al cáncer. Diversos tóxicos pueden actuar como iniciadores de cambios precancerosos celulares, y también como promotores del progreso de éstas hacia el cáncer.

E. Embriotoxicidad. Este concepto señala los efectos de ciertos tóxicos sobre el embrión o feto. Es posible que tales efectos puedan resultar de la exposición a ciertos tóxicos de algun progenitor antes de la concepción, aunque con mayor frecuencia es la exposición de la madre gestante (y del embrión o feto en desarrollo) a ellos. Los venenos que producen este tipo de fenómenos suelen actuar directamente sobre las células del embrión, destruyéndolas o dañándolas, lo que lleva a un anormal desarrollo de órganos. Es posible también que actúen induciendo mutaciones en las células germinales de los progenitores, las que se transmiten al óvulo fertilizado y de allí la formación de embriones anormales. En especies de interés ganadero, el consumo de algunos vegetales por la hembra gestante en períodos precisos de la gestación es causa de aborto o nacimiento de teratos por los mecanismos antes señalados .

F. Genotoxicidad. En este caso el tóxico daña el DNA celular, alterando su expresión genética ("mutación"). Si la mutación ocurre en una célula germinal, el progenitor no es dañado pero el defecto es transmitido a generaciones futuras. Si la mutación ocurre en células somáticas, ella puede causar alteración del crecimiento celular (que puede llevar a cáncer) del animal expuesto; tratándose de una hembra gestante, el embrión o feto puede ser dañado, pudiendo morir (aborto) o nacer con deformidades (teratogénesis o malformaciones congénitas).

 

EFECTOS DE LOS TÓXICOS EN LOS SISTEMAS ORGÁNICOS
Con gran frecuencia aparecen en los textos de Toxicología Veterinaria clasificaciones de los tóxicos según el sistema orgánico que afecten preferentemente, teniéndose entonces tóxicos digestivos, nerviosos, reproductivos, etc. No obstante, si bien es cierto que algunos tóxicos afectan exclusivamente a un órgano o sistema (por ejemplo, la estricnina es un clásico veneno nervioso), no lo es menos que muchos otros - que afectan exclusivamente a un órgano o sistema en dosis determinada, o al actuar en forma aguda- suelen extender sus efectos a otros órganos o sistemas al elevarse la dosis o al actuar en forma crónica, relativizando entonces su clasificación original. Por otra parte, también debe considerarse que la ruta de exposición puede modificar la forma de actuar de algunos tóxicos. El problema se complica aún más al considerar el factor “especie” dentro de este contexto, pues algunas sustancias son venenosas para ciertos animales y, a la misma dosis e incorporados al organismo por la misma vía, no lo son para otros.
Por las consideraciones precedentes, no creemos pertinente la clasificación de los tóxicos según el sistema orgánico preferentemente afectado.

Referencias

1.Osweiler GD. Introduction to Toxicology. En: Veterinary Toxicology (Beasley V., ed.). International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org), 1999; A2601.0899

(Actualizado el 11/02/2015)

 

PORTA INDICE