MERCURIO

El mercurio se encuentra en la naturaleza como mercurio elemental (Hº) en forma de mercurio metálico o vapor de mercurio; como sales de mercurio (tales como cloruro mercúrico, óxido mercúrico y otras, colectivamente llamadas "mercurio inorgánico") y como compuestos órganomercuriales ("mercurio orgánico"), que incluyen formas alquiladas (etil,metil,dietil,etc) y ariladas, como el acetato fenilmercúrico. El volcanismo es la principal fuente natural de mercurio en el ambiente; la combustión de carbón (mucho más que la de otros combustibles fósiles) es la principal fuente antrópica de mercurio en la biósfera.

El mercurio posee amplios usos industriales: termómetros, barómetros, amalgamas dentales, pinturas anti-fouling marinas, algunos tipos de baterías, fungicidas , antisépticos, diuréticos, productos eléctricos, etc. La toxicidad del mercurio metálico (líquido) es baja; no más del 0,01% ingerido es absorbido en el tracto gastrointestinal, por lo cual resulta improbable que la ingestión del mercurio contenido en un termómetro roto cause intoxicación. El vapor de mercurio es mucho más tóxico que el anterior. Las sales de mercurio inorgánico se absorben fácilmente desde los pulmones, pero su absorción desde el tracto digestivo y la piel es reducida (sólo 7-15%). Los compuestos organomercuriales se absorben a través de todas las rutas, incluyendo la vía cutánea. De hecho, se estima que las formas alquiladas -especialmente el metilmercurio y el etilmercurio- constituyen las formas más tóxicas de este elemento. Las formas inorgánicas del mercurio se eliminan básicamente por vía renal, en tanto que las formas orgánicas lo hacen fundamentalmente mediante la bilis.

La intoxicación por mercurio inorgánico -hidrargirismo o mercurialismo- puede ser de tipo agudo y crónico.La intoxicación aguda por mercurio inorgánico provoca signos gastrointestinales, renales, dérmicos y nerviosos; aunque rara, es posible la intoxicación crónica por sales de mercurio, cuyas manifestaciones son básicamente nerviosas. La intoxicación por formas inorgánicas de mercurio son hoy muy escasas, al haberse retirado del comercio los antisépticos, fungicidas y diuréticos a base de mercurio que constituían las fuentes principales de envenenamiento por el metal en Medicina Veterinaria.

En condiciones anaeróbicas, las formas inorgánicas vertidas al mar son transformadas en orgánicas por bacterias del lecho marino, ingresando de tal forma a la cadena trófica; existe bioacumulación y magnificación de los niveles en la cadena, alcanzando niveles tóxicos en los animales y personas que se alimentan de productos marinos. El mercurio orgánico es liposoluble y franquea las membranas biológicas con facilidad; tras absorberse, se une a los eritrocitos y es transportado por éstos a todo el organismo, acumulándose de preferencia en encéfalo, hígado, riñón y también en los fanereos.

 

metil
Bioacumulación del metilmercurio en la cadena trófica marina

Como se viera en los accidentes de Minamata (1956) y Niigata (1965) en Japón, las principales manifestaciones de intoxicación crónica por mercurio orgánico (fundamentalmente metilmercurio) en seres humanos son de tipo neurológico, dada la alta afinidad del tóxico por el encéfalo:
- Trastornos sensoriales: visión en túnel, sordera, parestesia en extremidades y lengua
- Trastornos motores: ataxia, dislalia, disgrafia, parálisis, convulsiones
- Trastornos síquicos: depresión, confusión, pérdida de memoria, retardo mental .
Otros efectos del metilmercurialismo observados en el "síndrome de Minamata" son hiperhidrosis, tialismo y alto porcentaje de muertes, siendo también significativo el porcentaje de malformaciones congénitas en la población expuesta.

minamata
Malformación congénita en víctima de Minamata

Los mamíferos marinos y otras formas de vida marina pueden contener concentraciones extraordinariamente altas de mercurio en sus organismos, sin que ello trastorne su salud. Tal tolerancia a los efectos tóxicos del elemento se debe a la formación intracelular de complejos insolubles de mercurio-selenio, en relación 1:1.

Aunque rara veces observado en la práctica, el metilmercurialismo ha sido descrito especialmente en gatos -y raramente en perros- tras el consumo prolongado de peces contaminados con metilmercurio. La sintomatología observada tras exposición oral a esta forma del elemento incluye ataxia posterior,hipermetria, paresia, abducción de las extremidades posteriores, pérdida de reacciones posturales, trastornos de propriocepción, ceguera, opistótono, convulsiones y parálisis final. Diversos tipos de lesiones en neuronas y tractos del Sistema Nervioso Central explican la sintomatología observada. La alta sensibilidad de la especie felina a la intoxicación por metilmercurio la convierte en un vigía biológico de la intoxicación.

Se ha recomendado la administración oral de leche y clara de huevo al existir ingestión de sales de mercurio, para reducir la absorción del metal al ligarlo a la proteína de estos alimentos. Otros procedimientos han sido expuestos en la sección sobre "Tratamiento". En seres humanos afectados por mercurialismo se utiliza corrientemente la quelación del metal mediante dimercaprol (BAL) o succimer (DMSA, un quelante análogo al BAL de uso oral y de menor toxicidad), como también la D-penicilamina; no existe información suficiente sobre el uso de estas sustancias en toxicología veterinaria por la escasa presentación de la intoxicación en las especies domésticas.

Referencias

1. Beasley VA. 1999. Toxicants with Mixed Effects on the Central Nervous SystemEn: Veterinary Toxicology (Beasley VA, ed.) International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org); A2606.0899

2. Castell SW.2002. Metal toxicosis in horses. Vet Clin N A: Eq Pract 17:517

3. Gupta RC. Mercury. 2012. En: Veterinary Toxicology: Basic and Clinical Principles. 2a ed. (Gupta RC, ed.) Academic Press, New York

4. Krametter-Froetscher R et al. 2007.Toxic effects seen in a herd of beef cattle following exposure to ash residues contaminated by lead and mercury. Vet J 174:99

5. Organización Mundial de la Salud. El mercurio y la salud. 2013. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs361/es/ (obtenido el 10/02/2015)

(Actualizado el 07/10/2016)

PORTA INDICE