PETRÓLEO Y DERIVADOS

El petróleo crudo está constituido por una mezcla de hidrocarburos de distinto peso molecular, cuyas propiedades varían de acuerdo al tipo de hidrocarburos que contenga. En el proceso de refinación éstos son separados para obtener diferentes derivados, cuyo listado es amplio. Entre los derivados del petróleo de interés toxicológico cabe mencionar las gasolinas (bencinas), kerosene (parafina), gas oil (diesel), fuel oil, aceites para motores, solventes para pinturas, asfalto y otros. La exposición a petróleo o a sus derivados puede limitarse a lesiones por contacto con tegumentos, aunque su absorción por vía transcutánea, digestiva o respiratoria puede llegar a producir trastornos sistémicos, incluyendo compromiso del sistema nervioso central.

La contaminación y muerte de vida marina por derrames de petróleo desde barcos accidentados constituye un conocido ejemplo de ecotoxicología. La intoxicación de ganado rumiante (especialmente bovinos) con petróleo crudo o aceites pesados ocurre esporádicamente en pasturas cercanas a campos petrolíferos, o bien al contaminarse los terrenos por ruptura de oleoductos, volcamientos de vagones estanques (trenes, camiones) u otras circunstancias de tipo accidental. Los productos de petróleo que con mayor frecuencia han producido intoxicaciones en animales de compañía son generalmente combustibles: gasolina, kerosene, aceite diesel, aunque también algunos solventes y aceites lubricantes. La volatilidad de algunos de ellos permite su inhalación, resultando en daño pulmonar. Perros y gatos pueden ingerir directamente algunos derivados del petróleo, aunque también puede ello ocurrir al asearse el pelaje contaminado por éstos; dado que ciertos productos son inductores de vómito, por su carácter volátil pueden también pasar a la vía respiratoria y causar neumonitis química.

Son muy escasas las referencias a intoxicaciones por petróleo y derivados en animales mayores; en bovinos se ha descrito meteorismo tras la ingestión de petróleo crudo o aceites pesados, con escasas consecuencias posteriores a la resolución del problema. Se han reportado intoxicaciones con mayor frecuencia en animales de compañía, especialmente en perros, porque numerosos derivados del petróleo se encuentran en el interior del hogar o almacenados en el garage o bodega (gasolina, kerosene, aceites para motores, solventes de pinturas, por ejemplo), y pueden ser ingeridos o inhalados desde envases abiertos o derramados. Por cuanto la composición de cada derivado es distinta según los hidrocarburos y sustancias acompañantes (xileno, tolueno, benceno y otras) que contenga, las manifestaciones clínicas pueden variar. En general, las lesiones irritativas afectan a la piel, o bien a la mucosa orofaríngea (que se presenta enrojecida y dolorosa), provocando intenso tialismo y sacudimiento de cabeza. Las lesiones se extienden al esófago y estómago en caso de ingestión del producto, provocando también carraspera, tos, disnea, olor a petróleo o derivado en el aire espirado, disnea y fiebre (si hubiese neumonitis), además de vómito. En casos más severos aparecen singos nerviosos: fasciculaciones, temblores, ataxia, convulsiones y coma.

El tratamiento de la intoxicación sistémica es de tipo sintomático, encontrándose formalmente contraindicada la estimulación de vómito. Se preconiza lavado gástrico y administración de carbón activado (aunque la efectividad de ello es discutida), como también de protectores de la mucosa gástrica (sucralfato, famotidina), además de medidas tendientes a mantener la homeostasis orgánica. La descontaminación de la piel debe realizarse mediante lavado con abundante agua corriente y jabón líquido o detergente suave para vajilla.

Referencias

1. Beasley V. 1999. Phenolics and coal tar. En:  Veterinary Toxicology( Beasley V. ed.)
International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org); A2613.0899

2.Huntingford J. 2014. Dog: Petroleum and Gasoline Toxicity. www.petwellbeingwiki.com/dog_petroleum_and_gasoline_toxicity (Consultado el 05/11/2016)

3. Osweiler GD. 1996. Toxicology. Williams & Wilkins, Philadelphia

4. Tiwari RM, Sinha M. 2010. Veterinary Toxicology. Oxford Book Company, Jaipur

(Actualizado el 07/11/2016)

PORTA INDICE