SAL (CLORURO DE SODIO)

La adición de sal (NaCl) a las raciones de los animales puede causar intoxicación por esta sustancia, la que ocurre preferentemente en criaderos de cerdos y aves. La toxicidad del cloruro de sodio se encuentra íntimamente relacionada a la disponibilidad de agua de bebida, por lo que la intoxicación suele llamarse "síndrome de toxicidad del ion sodio-deprivación de agua". Si la ingesta hídrica es suficiente, la mayoría de los animales puede tolerar una ingesta de sodio moderadamente alta elevando la excreción renal de la sustancia; no obstante, si la cantidad de sodio en la ración es muy alta, puede causar intoxicación independientemente de que exista adecuada disponibilidad de agua de bebida. Por tanto, la afección puede ser consecuencia de una deprivación de agua (con ingesta normal de sodio), como ocurre al fallar la bomba que surte de agua a los bebederos, o de un exceso de sodio en la ración (independiente de la disponibilidad de agua); este caso es ordinariamente producido por una defectuosa mezcla de la sal en la ración, bien por falla de la mezcladora o por error humano.

La afección ocurre con mayor frecuencia en cerdos, los que muestran una sintomatología nerviosa que se confunde fácilmente con la producida por la peste porcina clásica, enfermedad de Aujeszky, meningitis estreptocócica y otras afecciones neurológicas. La intoxicación afecta a un número plural de animales, los que se aglomeran alrededor de los bebederos tratando de obtener agua de bebida. Se observa sed, depresión, anorexia, ceguera, temblores, ataxia, empuje con la cabeza, torneo, deambulación sin rumbo, posición sentada, decúbito lateral con opistótono y convulsiones finales. El cuadro suele iniciarse 24-36 horas desde el inicio de la deprivación de agua y/o excesiva ingestión de sodio y puede durar hasta 48 horas. La afección se caracteriza histopatológicamente por una meningoencefalitis eosinofílica, que constituye una lesión patognomónica de esta intoxicación en los cerdos. En el plasma, el sodio se encuentra en niveles de 160 mEq/l o mayores, al igual que en el líquido céfalorraquideo.

En aves, la afección produce depresión, debilidad, disnea y muerte súbita. En bovinos, la intoxicación por sal es poco frecuente; en esta especie ella se caracteriza por gastroenteritis, debilidad, deshidratación, ceguera, ataxia, temblores y paresia posterior, pudiendo morir dentro de un lapso de 24 horas. También la intoxicación es infrecuente en perros, habiendo sido causada por ingestión excesiva de sal (utilizada como emético de emergencia), así como por consumo de amasijo de panadería rico en cloruro de sodio; en perros el problema se presenta con vómito, diarrea, temblores y convulsiones. La lesión patognomónica no se presenta consistentemente en estas especies, ni aún en los cerdos que han sobrevivido más de 24 horas a la afección.

Para el tratamiento debe suspenderse de inmediato el consumo de alimento rico en sal y administrar agua fresca en pequeñas cantidades en forma frecuente durante 2-3 días; no obstante, fallece la mayoría de los enfermos.

Referencias

1. Anónimo.Salt poisoning. 2013. http://vetmed.iastate.edu/vdpam/new-vdpam-employees/food-supply-veterinary-medicine/swine/swine-diseases/toxicoses-0#salt (Obtenido el 15/02/2013)

2. Ollivett TL, McGuirk SM. 2013. Salt poisoning as a cause of morbidity and mortality in neonatal dairy calves. J Vet Intern Med 27: 592

3. Osweiler GD et al. 1995. Water deprivation-sodium toxicosis in cattle. J Vet Diag Invest 7: 583

4. Pouzot C et al. 2013. Succesful treatment of severe salt intoxication in a dog. J Vet Emerg Crit Care 17: 294

5. Thompson LJ. 2012. Sodium chloride (salt). En: Veterinary Toxicology: Basic and Clinical Principles 2a ed. (Gupta RC, ed.)

Academic Press, New York.

(Actualizado el 11/10/2016)

 

PORTA INDICE