COL FORRAJERA

Diversas variedades de Brassica_oleracea, entre las que se cuentan el repollo, la coliflor, la col y la col forrajera, contienen glucosinolatos y S-metilcisteína sulfóxido (SMCO), sustancia que puede causar anemia hemolítica. Este aminoácido también se encuentra en la cebolla (Allium_cepa) y en otras plantas de la familia Aliáceas. En el tracto digestivo, el SMCO da origen a dimetil y dipropil disulfuros, verdaderos causales del efecto hemolítico de estos vegetales. El consumo de col forrajera (B.oleracea var. acephala) es importante en el sur de nuestro país como suplemento alimenticio invernal; en la zona central, por otra parte, los excedentes de repollo (B.oleracea var. capittata) son usados por pequeños campesinos para alimentar al ganado bovino, cuyo exceso puede también causar intoxicación por SMCO.

Col forrajera

http://www.inhesur.com/col_forrajera.jpg

El ganado debe consumir altos niveles de col forrajera durante períodos prolongados para que se presente hemólisis. Cuando la ingestión de la planta es sólo moderadamente elevada, pueden detectarse fenómenos subclínicos tales como reducción de hemoglobina circulante y aparición de cuerpos de Heinz en los eritrocitos dentro de 1-3 semanas. Por el contrario, cuando el consumo de col forrajera -o de otras variedades de Brassica_olearacea- es alto, suele ocurrir intoxicación clínica por SMCO, presentándose hemoglobinuria entre 8 y 10 días después de iniciarse el consumo del vegetal. Los animales también presentan pérdida de peso, reducción parcial o total de la producción de leche, apatía, mucosas pálidas (síntoma que puede ser reemplazado por ictericia), taquipnea, atonía ruminal y diarrea. El hemograma muestra grave reducción del número de eritrocitos y del nivel de hemoglobina circulante; se aprecia también franca reticulocitosis y alto porcentaje de eritrocitos con cuerpos de Heinz.

A la necropsia se observa aumento de volumen y coloración oscura del hígado, bazo y riñones. Al examen histopatológico se detectan focos de necrosis hepática y fenómenos degenerativos en los riñones, apreciándose hemosiderosis en todos los órganos indicados.

El consumo prolongado de bajas cantidades de col forrajera, aunque insuficientes para causar fenómenos como los descritos, puede reducir la fecundidad y la tasa de crecimiento del ganado; ello parece deberse más a hipotiroidismo que a efectos del SMCO. El ensilaje de col forrajera parece reducir los efectos indeseados de esta planta.

Una intoxicación aguda de características distintas a las previamente señaladas puede ocurrir por consumo accidental de grandes cantidades de semilla de col forrajera. Se ha demostrado que en este caso ocurre una elevada formación de alilisotiocianato en el tracto digestivo, la cual provoca severa gastroenteritis; ésta se caracteriza por cólico, fecas blandas cubiertas de mucus o bien por diarrea acuosa. En cadáveres de vacunos que sucumbieran a esta intoxicación se observaron hemorragias focales en la mucosa del tracto digestivo y en el miocardio.

Referencias

1. Habermehl GG. 1998. Secondary and tertiary metabolites as plant toxins.Toxicon 36: 1707

2. Moraga L, Scheidegger A. 1987. Intoxicación de bovinos con repollo (B.oleracea var. capittata). Agricultura Técnica (Chile) 47: 427.

3. Stoewsand GS. 1995. Bioactive organosulfur phytochemicals in Brassica oleracea vegetables--a review. Food Chem Toxicol 33: 537

4.Vipond D et al. 2002. Effects of feeding ensiled kale (Brassica oleracea) on the performance of finishing lambs. http://www3.interscience.wiley.com/journal/119116685/abstract (Obtenido el 12/02/2009)


(Actualizado el 23/11/2016)

indi