FITOESTROGENISMO

Numerosas plantas poseen sustancias de tipo estrogénico, las cuales pueden afectar la reproducción de los ovinos; los bovinos son muy resistentes al fitoestrogenismo. La importancia histórica del tema se refiere a graves episodios de fitoestrogenismo clínico ocurrido en ovejas por consumo prolongado de forrajes ricos en tales sustancias. Estos cuadros son ya raros y en la actualidad concitan la atención mundial los efectos subclínicos de los fitoestrógenos (FE), por cuanto afectan a gran cantidad de ganado ovino en forma inaparente.

CARACTERIZACION DEL PROBLEMA

Se encuentran FE en diversas plantas silvestres y cultivadas. El nivel de FE en la planta fluctúa según su variedad y estado fenológico, época del año, temperatura y humedad ambiental, tipo y grado de fertilización del terreno, entre los factores mejor conocidos. Los principales FE en las fabáceas (leguminosas) forrajeras son isoflavonoides y cumestanos. En condiciones normales, la alfalfa (Medicago_sativa) contiene escasa cantidad de cumestanos; empero, el nivel de estos compuestos puede elevarse cuando la planta es atacada por insectos u hongos, situación que se ha demostrado también en otros vegetales del género Medicago. Aún así, estas plantas tienen menos relevancia que algunos tréboles para la presentación de estrogenismo clínico.

Con mayor frecuencia que otros vegetales, los tréboles (Trifolium_spp) se describen como inductores de estrogenismo clínico y subclínico. Así, se ha señalado la presentación de estrogenismo clínico al pastorear el ganado en trébol blanco (T.repens) supuestamente afectado por una enfermedad (no precisada en el reporte del caso). Por otra parte, algunas variedades de trébol subterráneo (T.subterraneum) contienen altos niveles de isoflavonoides, cuyas mayores concentraciones se encuentran en las plantas jóvenes. Por idéntica razón, algunas variedades de trébol rosado (T.pratense) pueden resultar riesgosas para el ganado, especialmente antes de la floración de la planta. La henificación y el ensilaje reducen la capacidad estrogénica de los vegetales mencionados. Si bien se han detectado FE en el trébol alejandrino (T.alexandrinum), en lotera (Lotus_corniculatus) y en otras fabáceas, no se ha definido aún la importancia práctica del hecho para la industria pecuaria.


ASPECTOS CLINICOS

El metabolismo ruminal de los FE presenta diferencias según la sustancia. Los cumestanos, por ejemplo, no son mayormente degradados en el rumen, en tanto que isoflavonoides como biochanina A y genisteína son inactivados por la microbiota ruminal tras 6-10 días de adaptación a su ingestión. Sin embargo, la metabolización ruminal de formonetina origina un compuesto (equol) de mayor actividad estrogénica que la sustancia original; por ello, la formonetina es considerada como una sustancia de alta trascendencia en la toxicología de estos compuestos. Los FE reproducen en las hembras la mayor parte de los efectos que induce la inyección de dosis elevadas de 17 B-estradiol; sin embargo, los FE tienen escasa actividad en los machos.

fitoes
Fitoestrogenos (Mazur y Adlercreutz,1998,modif.)

Los FE adquirieron relevancia mundial cuando, en 1946, se describió en Australia la llamada "enfermedad del trébol" ("clover disease"), la cual afectaba a ovejas que pastoreaban en praderas predominantemente constituidas por trébol subterráneo rico en formonetina (1-2% MS); no obstante, se estima que praderas de trébol subterráneo que presenten niveles de 0,3 % en MS también pueden producir el problema. En términos generales, la afección se caracterizó por descenso de 10-20% en la fertilidad del rebaño por baja tasa de concepción; además, trastornos durante la gestación, parto y puerperio, describiéndose edema de las membranas fetales, alto porcentaje de distocias causadas por inercia uterina, así como prolapso uterino, metritis y piometra, como fenómenos más característicos. El consumo de plantas con fitoestrógenos no reduce la fertilidad de los carneros ni suele causar irregularidades del ciclo sexual; no obstante, es frecuente la presentación de hiperplasia quística del endometrio, la cual afecta la anidación del óvulo. La presentación de la "enfermedad del trébol" fue descrita posteriormente en diversas partes del mundo, afectando especialmente a la producción ovina.

El trébol subterráneo no induce comúnmente esta enfermedad en la especie bovina. En ésta, aunque con escasa frecuencia, el estrogenismo clínico ha sido causado por diversas variedades de alfalfa y de trébol rosado (ordinariamente atacadas por hongos), describiéndose desarrollo mamario, edema vulvar, secreción de mucus cervical e hipertrofia uterina en hembras prepúberes; en hembras adultas, el efecto estrogénico provoca ovarios quísticos, irregularidades estrales y ninfomanía, con el consecuente descenso de fertilidad en el rebaño.

Al desarrollarse las variedades modernas de fabáceas forrajeras con bajo contenido de FE, y al extenderse la práctica de mezclar forrajeras estrogénicas y no estrogénicas en la pradera, se ha reducido drásticamente la frecuencia de cuadros graves de estrogenismo en rumiantes. En el presente, la atención mundial se vuelca hacia la reducida tasa de ovulación - acompañada de desarrollo mamario y edema vulvar- que presentan ovejas al pastorear en praderas con moderados niveles de FE; estas manifestaciones de estrogenismo desaparecen entre 4 a 6 semanas después de trasladar al ganado a praderas no estrogénicas. En estos casos, la ausencia de síntomas claros suele enmascarar la reducción de 7 a 10% en la tasa de concepción, hecho que provoca graves efectos económicos a las explotaciones ovinas.Por otra parte, también destaca en el estrogenismo subclínico la pérdida permanente de la capacidad reproductiva, debida a trastornos morfofuncionales irreversibles en el cuello del útero, fenómeno observado en ovejas que pastorean durante largos períodos en praderas con moderada capacidad estrogénica.


DIAGNOSTICO

El diagnóstico se basa en la medición de las concentraciones de FE en las plantas, apoyado en la determinación de sus efectos en la población expuesta. Para tal propósito se han desarrollado pruebas diagnósticas en los países en que el fitoestrogenismo gravita fuertemente sobre la economía de las empresas pecuarias.


TRATAMIENTO

No existe otra forma práctica de solucionar el problema que el cambio de alimentación, reemplazando el forraje estrogénico por otro que no posea tal capacidad. Para la profilaxis se preconiza el establecimiento de praderas constituidas por plantas estrogénicas y no estrogénicas , como se ha señalado previamente.


Referencias

1. Adams NR.1995. Detection of the effects of phytoestrogens on sheep and cattle. J. Anim. Sci. 73: 1509

2. Mazur W, Adlercreutz A.1998. Naturally occurring oestrogens in food. Pure & Applied Chem.70:1759

3. Mostrom M, Evans TJ. 20012. Phytoestrogens. En: Veterinary Toxicology.Basic and Clinical Principles. 2a ed. (Gupta RC, ed.).Academic Press, New York.

(Actualizado el 26/11/2016)

indi