FALARIS

INDICE
Pasto canario

Entre las especies cultivadas pertenecientes al género Phalaris destacan plantas forrajeras como P.tuberosa  (syn.P.aquatica ), conocida en Chile como falaris (Fig.1), y P.arundinacea (pasto canario, Fig.2), plantas ricas en alcaloides indólicos. Ambos  vegetales tienen importancia toxicológica, así como otras especies pertenecientes al mismo género.

Fig.1 Falaris
Fig.2 Pasto canario
http://www.hear.org/starr/hiplants/images/
600max/html /starr_020702_9003_phalaris_aquatica.htm
http://www.erowid.org/plants/show_image.php?image=phalaris/
phalaris_arundinacea7.jpg

 

FALARIS
La "intoxicación por falaris" tiene especial relevancia en Australia; ocurre en ovinos -y raramente en bovinos- que pastorean en praderas de falaris en rápido crecimiento tras las primeras lluvias otoñales. Se describen tres formas diferentes de la intoxicación:
1. Vértigo del falaris: esta forma de la afección es causada por el consumo prolongado de falaris rico en alcaloides metilados de la triptamina; el pastoreo de variedades de falaris de bajo contenido en triptamina retarda la aparición del problema, aunque no logra impedirlo. Los signos son precipitados al perturbar al ganado, apreciándose ataxia, paresia y temblor generalizado, pudiendo también observarse balanceo de la cabeza y movimientos masticatorios espasmódicos. Los animales caen y se mantienen en decúbito a menudo durante días; desde este estado, la recuperación o la muerte (generalmente de tipo convulsivo) dependen tanto de la cronicidad de ingestión del falaris tóxico como de la severidad del cuadro clínico. A la necropsia puede observarse  una pigmentación verdosa en distintos órganos (especialmente en el cerebro, médula espinal y en la médula renal), debido a que la prolongada actividad de los alcaloides de la planta eleva la formación de polímeros coloreados del indol. La enfermedad produce desmielinización de tractos nerviosos y degeneración de los túbulos renales. Es frecuente la presentación de cuadros menos graves, que semejan al vértigo del ryegrass y que suelen recuperarse espontáneamente.
2. Síndrome de muerte súbita por falla cardíaca: el cuadro se caracteriza por falla cardiorespiratoria súbita, la cual no es procedida por signos neurológicos. Si bien el problema puede presentarse dentro de 24 horas de haberse iniciado el pastoreo de falaris tóxico, ordinariamente el síndrome se desencadena tras un pastoreo más prolongado (dentro de 2 semanas). El curso de la afección varía de minutos a horas, siendo generalmente desencadenada al perturbar al ganado. No se aprecian lesiones obvias a la necropsia. Se desconoce la identidad del agente causal de esta enfermedad, cuya incidencia es baja respecto a las otras formas de la afección.
3. "Polioencefalomalacia-like syndrome": en este tipo del problema se desencadenan signos nerviosos y muerte de manera súbita, generalmente dentro de 48 horas de haberse introducido el ganado a la pastura tóxica; no es preciso perturbar previamente a los animales para precipitar el cuadro clínico, caracterizado por depresión, ataxia, deambulación sin rumbo, ceguera y muerte convulsiva. La histopatología revela lesiones espongiformes de los astrocitos, que ordinariamente no comprometen a las neuronas. Se ha descrito una elevada amoniemia en los animales afectados por este síndrome, lo cual suigere alteración del ciclo de la urea en el hígado.Se desconoce la identidad del agente causal; la pradera sólo resulta tóxica durante algunas semanas en el período otoño-invierno.

Es interesante destacar que las manifestaciones de la enfermedad pueden ocurrir tiempo después de haber cesado el consumo del falaris tóxico. No existe tratamiento eficaz para esta intoxicación, cuyo manejo clínico implica suspender de inmediato el consumo de la planta causal y el tratamiento sintomático de los enfermos; la administración de vitamina B12 no aporta beneficios a los animales afectados. La enfermedad puede prevenirse mediante la administración de cobalto, bien sea en forma de bolos individuales, o bien agregando el elemento a las sales minerales o al agua de bebida.

PASTO CANARIO
Esta planta provoca diarrea en ovinos, como manifestación de toxicidad leve. Ocasionalmente puede verse involucrada en la génesis de cuadros más graves, al encontrarse infectada por Claviceps_purpurea u otros hongos toxigénicos.

Referencias

1. Alden R et al. 2014. Phalaris Toxicoses in Australian Livestock Production Systems: Prevalence, Aetiology and Toxicology. J Toxins. 1: 7.

2. Bourke CA et al. 2006. Evidence that N-methyltyramine does not cause Phalaris aquatica-related sudden death in ruminants. Aust.Vet. J.84: 426

3. McGuirk SM, Semrad SD. 2005. Toxicologic emergencies in cattle. Vet Clin N A: Food Anim Pract 21:729

 

(Actualizado el 26/11//2016)

indi