FESTUCA - COIRONES

INDICE
Festucosis bovina
Festucosis equina
Coirones

FESTUCA

Diversas variedades de festuca (Lolium_arundinaceum, ex Festuca arundinacea) se cultivan en amplias regiones del planeta por sus deseables características agronómicas. Sin embargo, la planta -en si misma inocua - puede provocar la "intoxicación por festuca" o "festucosis" al encontrarse invadidos sus tejidos por el hongo endófito Neotyphodium_coenophialum, que posee algunos de los alcaloides también sintetizados por Claviceps_purpurea; se concede importancia fundamental a la ergovalina en la etiopatogenia de la afección. La festuca es ampliamente cultivada en Chile, especialmente en la Región de La Araucanía; un alto porcentaje de praderas constituídas por la variedad K-31 se encuentran infectadas por el hongo mencionado, el cual ha causado festucosis en vacas y yeguas en la zona centro-sur del país.

fest festc neot
Festuca
Festuca (inflorescencia)
Hifas intercelulares de N.coenophialum

 

En bovinos, la intoxicación por  festuca puede producir uno o más de los siguientes fenómenos:
- Baja ganancia de peso en novillos y mal estado general, fenómenos que se acentúan en la   época estival.
- Hipertermia estival, trastorno que también afecta preferentemente a los novillos. En ocasiones la temperatura se eleva hasta   40,3°C, aparentemente por una deficiente termolisis. El fenómeno se acompaña de inapetencia.
- Pérdida de peso en adultos en pastoreo, probablemente debida a reducción de la ingestión de alimento.
- Reducción en la tasa de concepción y en la producción de leche, fenómenos derivados de la inhibición de hormonas reproductivas y galactogénicas provocada por algunos alcaloides del hongo. Por otra parte, el déficit lácteo de las madres conduce a menores pesos al destete de los terneros.

- Necrosis grasa (detectada en la necropsia de animales muertos por la afección, o bien en matadero)
- "Pie de festuca", enfermedad que en su forma leve se caracteriza por claudicación de las extremidades posteriores, y que en  su forma grave es indistinguible del ergotismo gangrenoso.

fest
Pie de festuca

 

 En equinos, el consumo de festuca tóxica no ha producido hipertermia ni tampoco el  "pie de festuca". En esta especie, la intoxicación -que ha sido descrita en Chile- cursa con graves trastornos reproductivos y de galactogénesis, apreciándose en ella trastornos como:
-  Prolongación en el tiempo de gestación, observándose en ocasiones períodos gestacionales de hasta 13 meses
-  Alta frecuencia de distocias, como consecuencia del gran tamaño del feto y defectuosa presentación de éste, así como insuficiente preparación del tracto reproductivo para el parto Con cierta frecuencia ocurre desprendimiento placentario prematuro durante el parto.   
-  Agalactia total, porque algunos alcaloides del endófito interfieren la secreción de prolactina; el recién nacido muere por falta de alimento. Cuando la  agalactia es subtotal, en la muerte del potrillo interviene también la insuficiente ingestión de inmunoglobulinas calostrales.
-  Con menor frecuencia se describe aborto durante el último tercio de la gestación, seguido de retención placentaria y metritis séptica.

redbag
Desprendimiento placentario prematuro en festucosis equina

El uso de antifúngicos en los cultivos de festuca infectados no es eficaz para controlar la contaminación. Se aconseja detectar la presencia del hongo en la pradera y la magnitud de la eventual infección antes de introducir hembras preñadas a ella. Por cuanto el hongo se trasmite a través de la semilla y no de planta a planta, en casos de contaminación severa resulta aconsejable resembrar la pradera con semillas no infectadas; de no ser ello posible, debe evitarse que las plantas semillen, manteniendo baja la altura de las plantas mediante siega, o bien deben sembrarse tréboles junto con la ballica infectada para reducir la proporción de ésta en la pradera. Se aconseja no mantener a las yeguas durante el último tercio de la gestación en potreros de festuca infectada; las hembras secas, y las gestantes hasta completar el segundo tercio de preñez, pueden consumir la festuca infestada sin riesgo. Los recién nacidos deben recibir calostro de otras yeguas si las madres sufren de agalactia. 

Se preconiza el tratamiento con domperidona de las hembras gestantes, ya que esta droga -al unirse a dopamina-2-receptores- evita la interferencia de ergovalina sobre la secreción de prolactina. La droga se utiliza a partir de 10-14 días antes de la fecha estimada de parto, a razón de 1,1 mg/kg de peso dos veces al día, continuándose el tratamiento hasta el 5º días postparto si la madre no produce suficiente cantidad de leche.

COIRONES

Antiguas referencias dan cuenta del carácter tóxico de Festuca_hieronymi, coirón que crecen en las alturas cordilleranas del norte del país, formando espesas matas de pasto tierno, con abundante follaje. Consumido con agrado por el ganado, provoca -no obstante- una afección denominada "tembladera", de  características clínicas similares a las del "bermudagrass tremor". También es conocido el carácter tóxico de F.argentina (coirón del huecú), que vegeta desde la latitud de Valdivia hasta la zona andino-patagónica; la planta produce un cuadro tremorgénico idéntico al anterior, que se conoce con distintos nombres vernáculos (chucho, pataleta, tembleque, huecú, huaicú). La afección  se  describe de preferencia en la zona del lago General Carrera (Cubillos, 2001). También existen antiguas referencias a la inducción de temblores por coirones andinos del género Stipa (Achnatherum), encontrándose entre ellos la paja vizcachera (S.leptostachya) y el pasto del guanaco (S.saltensis). Se ha descrito en el extranjero la contaminación endofítica de numerosas plantas silvestres pertenecientes a los géneros Festuca, Poa y Stipa que inducen cuadros tremorgénicos, aunque no se ha demostrado que el carácter tremorgénico de representantes nacionales se deba a la presencia de hongos endófitos.


Referencias

1. Botha CJ et al. 2004. Gangrenous ergotism in cattle grazing fescue (Festuca elatior L.) in South Africa. J. S. Afr. Vet. Assn. 75:45

2. Blodgett DJ. 2012. Fescue toxicosis. En: Veterinary Toxicology: Basic and Clinical Principles. 2a ed. (Gupta RC, ed.) Academic Press, New York

3.Cruz N et al. 1997. Problemas reproductivos relacionados con festucosis en un haras.Arch. Med. Vet.29: 167

4. Cubillos V. Comunicación personal, 2001

5. Sepúlveda N et al. 1996. Intoxicación de bovinos por consumo de festuca (Festuca arundinacea) con hongo endófito (Acremonium coenophialum).Arch.Med.Vet.28 : 113

6. Smith BL, Towers NR. 2002. Mycotoxicosis of grazing animals in New Zealand. NZ Vet. J. 50: 28

7. TorAgbidye J et al. 2001. Correlation of endophyte toxins (ergovaline and lolitrem B) with clinical disease: Fescue foot and perennial ryegrass staggers. Vet. Human Toxicol. 43: 140

(Actualizado el 27/11/2016)

indi