PAPA

Fig.1 Papa
http://ispb.univ-lyon1.fr/cours/botanique/photos_dicoty/
dico%20Q%20a%20Z/Solanum%20tuberosum.jpg

El tubérculo comestible de la papa (Solanum tuberosum) suele utilizarse para la alimentación animal en lugares donde su cultivo es un rubro agrícola de primera importancia; es en estas regiones en donde ocurre preferentemente la intoxicación por papa (Fig.1), la cual -no obstante- es una situación de presentación esporádica.

Todos los órganos de la planta contienen solanina, un glucoalcaloide que se acumula especialmente en los "ojos" y brotes del tubérculo y que no es destruido por la cocción; esta planta también contiene el alcaloide chaconina. La concentración de solanina se eleva notablemente en las papas brotadas (Fig.2), reverdecidas, heladas, azumagadas, parcialmente podridas o expuestas por tiempo prolongado a la irradiación solar, siendo el consumo de tubérculos así afectados la causa principal de la intoxicación. Sin embargo, la ingestión de tal material debe ser abundante para que ocurra envenenamiento, pues la absorción digestiva de la solanina es escasa y es eliminada rápidamente del organismo por vía renal.

Fig. 2 Papa brotada

http://images.google.com/imgres?imgurl=www.giftpflanzen.com
/solanum_tuberosum.jpg&imgrefurl

Los síntomas de la afección dependen del balance entre los efectos gastrointestinales de la solanina (de tipo colinérgico) y los fenómenos nerviosos que provoca su aglucón, la solanidina. Como norma, los animales intoxicados por papa presentan profuso tialismo, vómito, diarrea, cólico e hipertermia. Se aprecian también signos nerviosos caracterizados por estupor, depresión y total indiferencia al medio, con parálisis y postración premortal. Por otra parte, en vacunos y cerdos se ha descrito una forma exantematosa de la afección, caracterizada por dermatitis vesículo-costrosa en las extremidades, estomatitis ulcerativa y conjuntivitis; también ocurren en esta forma de la intoxicación los fenómenos digestivos previamente señalados. Si bien la solanina puede producir hemólisis, este fenónemo no se describe usualmente entre las manifestaciones clínicas de la afección.

El envenenamiento no suele revestir gravedad, recuperándose espontáneamente los animales afectados a condición de que cese de inmediato el consumo de tubérculos dañados. Los casos más severos requieren de tratamiento sintomático. En los cuadros mortales, la necropsia revela gastroenteritis severa (a veces de tipo hemorrágico), como también congestión meníngea y renal.

 

Referencias

1. Ferko BL et al. 1998.Feeding potato and sweetpotato byproducts to beef cattle.Vet. Med. 93: 82

2. Osweiler GD. 1996. Toxicology. Williams & Wilkins, Philadelphia

3. Otter A, Cranwell M. 2007. Differential diagnosis of diarrhoea in adult cattle. In Pract. 29:9

(Actualizado el 05/12/2016)

indi